26 octubre 2011

Intervención Iñigo Urkullu-ren hitzaldia

Egunon denoi eta mila esker gurekin izateagatik.
Herri honen sustraiak sakonak dira.
Sustrai hauen gainean Euskadik aurrera egin du.
Orain aukera berri bat dugu.
Bakearen eta elkarbizitzaren aukera.
Orain ere, Herri honek aurrera egiten jakingo du.
Duela 75 urte Jose Antonio Agirrek hemen zin egin zuen.
Hemen, “lur honen gainean zutunik, Gernikako zuhaizpean”.
Gaur ere, hemen gaude zuhaizpean zutunik.
Etorkizun berri bat eraikitzeko prest.
Herri honek etorkizun berri bat nahi du.
Guda, diktadura eta indarkeria gainditu ditugu.
Etorkizun berri bat merezi dugu, nahi dugu eta lortuko dugu.
Gure Aberriaren katea ez da eten.
Gure Aberriak aurrera egin du eta aurrera egingo du.
El autogobierno es mucho más que un fetiche que se coloca en un calendario. El 25 de octubre de 1979 es la fecha en la que una gran parte de la ciudadanía vasca refrendaba un marco jurídico de convivencia.
Un marco que posibilitara el inicio de un proyecto institucional común.
Que desarrollara al máximo las potencialidades políticas, económicas y culturales de este Pueblo.
El 25 de octubre fue el punto de partida de un nuevo proyecto político, sustentado en la voluntad de la ciudadanía.
Un paso en la construcción de la Nación Vasca.
El compromiso de cimentar un autogobierno para impulsarnos como Pueblo.
Una apuesta para edificar un estado de bienestar. Para salir adelante tras decenios de represión y oscuridad.
El Estatuto de Gernika fue una escala del viaje a la libertad del Pueblo Vasco.
Una escala consensuada y pactada entre las fuerzas políticas de este País.
El Estatuto fue refrendado haciendo una reserva explícita de soberanía y de derechos que el Pueblo Vasco se reservaba, en razón a su voluntad democrática.
Esta fecha del 25 de octubre tenía un significado histórico para este País.
Fue otro 25 de octubre, en 1839, cuando se firmaba la ley abolitoria de los Fueros vascos. Origen y causa del llamado contencioso vasco.
Algunos celebran la fecha de hoy para evocar el hecho autonómico.
El Partido Nacionalista Vasco la tiene presente como referencia política de libertad, de exigencia, de compromiso para conquistar la soberanía originaria del Pueblo Vasco.
Tras la guerra civil y la dictadura, el Estatuto del 79 fue la primera piedra de la nueva Euskadi.
Un marco pactado en Euskadi y en el Estado.
Un marco jurídico con rango de Ley Orgánica.
Un marco acordado políticamente, pactado institucionalmente y refrendado socialmente.
Un marco que ha sido violentado e ignorado por los Gobiernos que se han sucedido en España.
Un acuerdo puesto siempre en entredicho. Y cuyos contenidos prácticos han sido sometidos al recorte, la reinterpretación y el incumplimiento.
Hemos necesitado más de treinta años para que las competencias reconocidas en el Estatuto fueran transferidas.
Y este reconocimiento no ha llegado por derecho propio, sino por el interés coyuntural y urgente de Gobiernos necesitados de apoyo parlamentario.
El desarrollo estatutario ha sido una mala experiencia.
La experiencia de ver un Estado que se resistía, una y otra vez, a cumplir con sus compromisos.
Compromisos que han sido rescatados, también una y otra vez, por el tesón y la capacidad negociadora del Partido Nacionalista Vasco.
Porque la defensa de los intereses de Euskadi ha sido y es el norte de nuestra brújula.
Azken urte bi hauetan, Madrilen izan dugun ordezkaritzari esker, bete gabe zeuden 18 eskumen berreskuratzea lortu dugu.
Euskadiren eskumenak. Gureak ziren eta Estatuak gatibu mantentzen zituen. Eta hau dena, gure Herria ordezkatzen duen Gobernua, besoak gurutzaturik egon den bitartean. Eskumen bahitzearen aurrean, geldi eta isilik.
EAJrentzat, autogobernua da egutegian jartzen den ikur edo fetitxea baino askoz gehiago.
Autogobernua ongizatea da. Aukera da, aurrerabidea da.
Autogobernua, munduan bere tokia bilatzen duen Herri baten erregaia da.
Instituzionalki hazi nahi dugu.
Mendekotasun gutxiago, erabakiak hartzeko orduan.
Gure kabuz aukeratu.
Euskaldun belaunaldi berrientzako nahi dugun etorkizuna, askatasun osoz erabaki.
Siempre hemos afirmado que el contencioso vasco existía con anterioridad a ETA y que permanecería una vez que ETA desapareciese de nuestras vidas.
Y así se ha demostrado.
El encaje del Pueblo Vasco en los Estados francés y español, así como en el nuevo proyecto europeo, sigue pendiente de resolución.
Ahora nos corresponde encontrar su acomodo, sin el obstáculo de la violencia de por medio.
Nuestra tesis ha sido siempre que ETA no podía ni puede marcar la agenda política. La solución al problema del reconocimiento nacional debe tener su propio espacio, su propia iniciativa, y su propia resolución.
Orain ez dago aitzakiarik, Euskadirentzako estatus politiko berrira eramatea eragotziko digutenik.
Ezker Abertzalearentzat ere ez dago aitzakiarik. Orain bere egitasmoak planteatzera, partekatzera, negoziatzera eta adostera behartuta baitago.
Euzko Alderdi Jeltzaleak argi eta garbi hitz egingo du: Euskadi Nazio bat da.
Euskadi, Nazioa Europan.
Europan dauden Estonia eta Kroaziarekin batera. Bidea eskatzen duten Eskozia eta Flandriarekin batera.
Aniztasun politikoa berreskuratuta, indarkeria behin betiko desagertuta, hurrengo legebiltzar agintaldiak eman beharko du oinarri zabaleko adostasunerako bidea. Akordio berria.
Euskal Herriaren borondate politikoa “eguneratuko “ duen akordioa .
Elkarrizketan oinarritutako akordioa. Gutxiengoaren eta gehiengoaren eskubideak errespetatuko duen formulazio juridiko-politiko berria.
Aldebikotasun formulak izango dituen akordioa. Eta antzinatean egin zen moduan, nortasun eta errealitate nazional ezberdinen arteko bizikidetza gordeko duena.
Con la recuperación de la pluralidad política y la desaparición definitiva de la violencia, el próximo mandato parlamentario debe dar paso a la articulación de un consenso de amplia base.
Un consenso que “actualice” la voluntad política, el derecho, del Pueblo vasco.
Un acuerdo sustentado en el diálogo, que dé pie a una nueva formulación jurídico-política que respete los derechos de la mayoría y de la minoría.
Un acuerdo con fórmulas de bilateralidad. Que preserve la convivencia -como se hizo secularmente- de identidades y realidades nacionales distintas.
Un acuerdo constituyente de la nueva Euskadi que queremos.
Nuestro proyecto es “Euskadi, Nación Europea”.
No hay más tiempo que perder para alcanzar un nuevo acuerdo que emplace a nuestro Pueblo con su voluntad democráticamente expresada.
Nuestra pretensión es actualizar la “lege zaharra” en “lege berria”.
Un nuevo estatus que tenga como base el pacto y el acuerdo en el ámbito político. La bilateralidad y las garantías en el ámbito jurídico.
Un nuevo tiempo en el que la decisión, la voluntad de la ciudadanía vasca, sea el principio y el final de un recorrido democrático.
Euskadi quiere y Euskadi puede.
Euskadi quiere el reconocimiento de su realidad nacional.
Euskadi quiere tener voz en el mundo.
Euskadi quiere decidir en libertad su futuro.
Euskadik estatus politiko berria lor dezake.
Euskadi, Nazioa Europan.
Hau da gure helburua.
Itun politikoa. Akordio instituzionala. Gizartearen berrespena.
Hauxe dugu konpromisoa.
1839 urtean indargabetu ziren Foruak, Herri honen “ Lege Zaharra “ baliogabetu zen.
2015 urtean berretsiko dugu “ Lege Berria”, Euskadi berrirako akordio eratzailea, bakean eta askatasunean.
Este es nuestro compromiso.
En 1839 se abolieron los Fueros. Se abolió la “lege zaharra” de este Pueblo.
En 2015 refrendaremos la “lege berria”. Un acuerdo constituyente para la neuva Euskadi en paz y libertad.
Euskadi, Nación Europea.
Una cita con el futuro.
Un nuevo estatus político para Euskadi.
Estatus Politiko Berria.
Euskadi, Nazioa Europan.
Hau da gure konpromisoa.
Hau gure helburua.

Gora Euskadi Askatuta!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada