18 octubre 2011



IÑIGO URKULLUREN ADIERAZPENA.
Asteartea, 2011ko urriaren 18a.

Bizi dugun une hau, bereziki garrantzitsua da gure Herriarentzat.
Indarkeriak kolpatuak izan garen berrogeita hamar urte hauen buruan, atzamar puntez uki dezakegu gogo biziz desio dugun bakea.
Asko sufritu dugu, gehiegi.

Izu ikarak eta bidean geratu diren hainbeste biktimek utzi dizkiguten ondorioek gogoa berotu behar digute , gaurkoan bizi dugun itxaropen hau bete-betean gauzatu dadin.
Atzokoan, Donostian, mundu mailako agintari prestigiodunak gurekin izan ziren Konferentzia batean. Atzoko topaketaren helburu bakarra izan zen Herri hau mehatxatzen duen gatazka konpontzea.

Atzoko adierazpenean gogora ekarri nuenez, gu gara mendebaldeko Europako toki bakarra, non asmo politikoko dinamika terroristak irauten duen.
Baina orban hori, ezabatu egingo da.

Atzo, ETAri eskatu zitzaion behin betiko amaitzea. Hori da garrantzizkoena.
Bere amaiera egiaztatzea eskatu zitzaion. Ordainketa politikorik gabeko amaiera. ETAri baino ez zaio aurre baldintza hau eskatzen eta exijitzen.
Atzokoan, biktimen papera aldarrikatu eta aitortu zen.

Atzokoan azpimarratu egin zen , politika alderdi politikoei baino ez dagokiela. Eta atzokoan, azpimarratu egin zen ETAren negoziaketa esparrua “ arlo teknikoa” izan daitekeena baino ez dela; eta beti, bere bortxazko jardueraren behin betiko amaiera adierazi ostean.

Onartu den agiri hau, hainbat eratara interpreta daiteke. Baina orokorrean azaltzen egiten du 50 urteko terrore eta sufrimenduarekin nola amaitu, ordainetan kontzesiorik egin gabe.

Guk komunikatu hori geureganatu egiten dugu, osoan eta egindako orden berean .
ETAri exijitzen diogu gauza bera egin dezala. ETAk lehen puntua ñabardurarik gabe onartzen badu, gainerako proposamenetarako bidea zabalduko da.
Atzokoan ez zen ezer amaitu, baina atzo aurrera egin genuen.

Ezker abertzaleak gorbata jantzi zuen. Aldaketarako ikurtzat jo genuen. Iragana gainditu nahi dutelakoan eta bide berria hasi nahi dutelakoan. Bide hori garatzen joan daitezen animatu nahi ditugu, atzera bueltarik egin gabe, eta inork “ atzera egitera” derrigortu gabe. Amaitua da antzezpenen garaia. Asko gara Euskadin eta Euskaditik kanpo konprometitu garenak, ezker abertzaleak ziaboga hau egin zezan. Oraingo honetan, ezker abertzaleari dagokio ETA desarmatzea.

Atzokoan, Euskadiko Alderdi Sozialistak Konferentzian parte hartu zuen.
Oso ondo baloratu genuen. Parte hartzea, entzutea eta eztabaidatzea dira beti beharrezko jarrerak , eta une honetan ezinbestekoak dira.

Alderdi Popularrari dagokionez, itxaropen bat adierazi nahi dut: alderdi horretako buruek gaur pribatuan adierazten duten jarrerak apurka-apurka nagusitzea. Konbentzituta nago Alderdi Popularra ere badagoela prozesu horretan laguntzeko prest. Eta guk ahal dugun guztia egingo dugu hala izan dadin.
Bakea orain.

Atzokoan, aho bateko ondorioa eman zen Konferentzian: leihoa zabaldu egiten da ETAri behin betiko amaiera eskatzeko. Hauxe da lehena: bakea orain.
Inoiz ez da krimena justifikatzeko arrazoirik izan. Ez da egon Euskadiren izenean, ezta askatasunaren izenean ere. Horren aurrean, heriotza,estortsioa eta izua bidelagun izan ditugu urte luze hauetan, gainean izan dugun harlauza jasanezina izan da.
Batzuek pentsatuko dute agian hainbesteko minaren ondorioz , sorgor bilakatu garela, ez dugula gehiago min hori sentitzen. Ez da egia.
Biktimen, sakrifikatuen eta ankerkeri honek eragindako kaltetuen oroimenak bakea erdiesteko asmo horri lotzen gaitu.

Herri honentzat nahi duguna da, bidegabekeriaren zigorra ordainduko duten biktima, sakrifikatu eta kaltetu gehiagorik ez izatea .

EAJk euskal gizarte osoari luzatzen dio deia
Herri honetako emakume eta gizon zintzoei zuzendutako deia. Gazte eta Nagusiei. Langile eta enpresariei. Euskal abertzaleei eta Euskal Nazioaren egitasmoarekin identifikatzen ez direnei. Denentzako deia egiten dugu, gure etorkizunarentzat funtsezkoak diren une hauetan, denon artean, indar biziz ETAri exijitu diezaiogun gure bizitzatik berehala desagertzea.

Berriz mugitzeko unea iritsi da bake garaia exiji dezagun. Horregatik, ETAri eskatu diogu bere amaiera iragarri dezala.

Vivimos un momento de extrema importancia para nuestro País.
Después de más de cincuenta años azotados por la violencia, acariciamos con la yema de los dedos la ansiada paz.
Hemos sufrido mucho, demasiado.

Las secuelas de tanto horror, de tantas víctimas que han quedado porel camino, deben impulsar nuestro ánimo para que esta esperanza real que hoy vivimos se exprese en plenitud.

Ayer, en Donostia, mandatarios internacionales de prestigio mundial, nos acompañaron en una Conferencia. Un encuentro con el único objetivo de promover la resolución del conflicto de violencia que atenaza a este Pueblo.
Somos, lo recordaba ayer, el último reducto dela Europa occidental en la que persiste una dinámica terrorista con intencionalidad política.
Pero esa tacha se va acabar.

Ayer se le pidió a ETA el cese definitivo. Esto es lo importante.
Se pidió que certificara su final. Un final sin contrapartidas políticas. Sólo a ETA se le pide y se le exige una condición previa.
Ayer, se reconoció el papel de las victimas.
Ayer, se recalcó que la política corresponde únicamente a los partidos políticos.
Y ayer se incidió en que el único ámbito de negociación de ETA es el referente a lo que se consideran “aspectos técnicos” y solo una vez declarado el cese definitivo de su actividad violenta.

El documento aprobado se puede interpretar de muchas maneras. Pero de lo que habla es de cómo terminar sin concesiones con 50 años de terror y sufrimiento.
Nosotros asumimos el comunicado de forma íntegra y por su orden.
Y le exigimos a ETA que haga exactamente lo mismo. Solo la aceptación sin matices del punto uno por parte de ETA abrirá el camino al resto de propuestas.
Ayer no culminaba nada, pero ayer avanzamos.

La izquierda abertzale se puso la corbata. Lo interpretamos como símbolo de un cambio. Como símbolo de que quieren superar el pasado e iniciar un nuevo camino. Les animamos a que perseveren, a que no vuelvan atrás, ni dejen que nadie “les vuelva hacia atrás”. El tiempo de las escenificaciones ha terminado. Muchos, en Euskadi y fuera de Euskadi, nos hemos comprometido con el acompañamiento que se nos pedía para que la izquierda abertzale realizara esta ciaboga. Ahora le toca a la izquierda abertzale desarmar a ETA.

Ayer, el Partido Socialista de Euskadi participó enla Conferencia.
Lo valoramos muy positivamente. Participar, escuchar y debatir son actitudes siempre necesarias y son imprescindibles en este momento.

Y en relación al Partido Popular manifiesto una esperanza: que la actitud que manifiestan sus dirigentes en privado, vaya ganado terreno público poco a poco. Estoy convencido de que el Partido Popular también está dispuesto a acompañar este proceso. Y haremos todo lo posible para que así sea.
Bakea orain.

Ayer hubo una conclusión unánime en la Conferencia: la ventana se abre para pedir a ETA el cese definitivo. Esto es lo primero: bakea orain.
Nunca hubo justificación para el crimen. Ni en el nombre de Euskadi ni en el de la libertad. Pese a ello, la muerte, la extorsión, la amenaza, el miedo nos han acompañado durante años como una losa insoportable.
Hay quien cree que después de tanta angustia nos hemos podido volver insensibles al dolor. No es cierto.

El recuerdo de las víctimas, de los sacrificados y damnificados por esta barbarie, nos hace estar aún más comprometidos con la conquista de la paz.
Lo que queremos para este País es que no haya más víctimas, ni más sacrificados, ni más damnificados que paguen el castigo de una acción inhumana.
Paz ahora y para siempre.

Más allá de la condena o de la deslegitimación social y política de la práctica violenta,el PNV ha centrado su quehacer en la búsqueda de caminos que conduzcan a una paz duradera para nuestro País.

Lo hemos intentado en numerosas ocasiones. Hemos propiciado diálogos, encuentros, puntos de partida para posibilitar el desarme y la convivencia. No nos arrepentimos de nuestros fracasos.

Detrás de todas y de cada una de las iniciativas llevadas a cabo siempre ha estado el objetivo, la meta, de alcanzar el bien superior de la paz.
Sí, la paz como bien supremo, como condición básica que sustente el principio
pre-político del respeto de todos los derechos para todas las personas.

La cumbre celebrada ayer, en la que estuvo representada una parte muy importante de la sociedad vasca, debe servir para culminar un proceso de declaraciones y de intenciones que certifique fehacientemente el final de la violencia.

Ya no hay tiempo ni paciencia para la incertidumbre.

Ha llegado el tiempo de que pasemos página, de que ETA acabe ya y ceda ante la voluntad de un Pueblo que quiere tener una oportunidad de disfrutar de un nuevo tiempo sin rencor y sin miedo.

Nos costará convivir durante un tiempo asimilando el acomodo de las concesiones que la reconciliación implica. Sobre todo cuando permanece fresca en nuestra memoria la crueldad con la que se nos ha tratado.

Pero el bien supremo de la paz nos hará fuertes.
Por eso, no ha lugar para el cálculo político, para las estrategias cortoplacistas que paralizan y retraen decisiones insoslayables.

El PNV hace un llamamiento a toda la sociedad vasca.

Un llamamiento a los hombres y mujeres de bien de este País. Un llamamiento a jóvenes y ancianos. A trabajadores y empresarios. A nacionalistas vascos y a quienes no se identifican con el proyecto de la Nación vasca. Hacemos un llamamiento a todos sin excepción para que, en estos momentos cruciales para nuestro futuro, redoblemos nuestra exigencia a ETA de que desaparezca de nuestras vidas ya.
Ha llegado el momento de movilizarnos nuevamente para exigir el tiempo dela paz.

Por eso, hemos emplazado a ETA para que anuncie su final.
No puede haber más demora. Y la respuesta debe ser inequívoca.
No es momento ni de reproches ni de trifulcas políticas que lo enmarañen todo.
Es el momento de la exigencia.
Emplazamos a ETA a que anuncie su final.

Cuando esto ocurra, seremos los primeros en abrir cuantos portillos sean necesarios, desde el respeto y el respaldo institucional que corresponda, para hacer posible la reconciliación y un nuevo futuro para Euskadi.

Este es el compromiso del PNV. Bakea orain. Paz ahora y para siempre.
Queremos un País en pie de paz.
Movilicémonos por la paz. Donde sea, como sea, porque esta oportunidad no la vamos a perder.

En ese compromiso, empeño mi palabra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada