07 abril 2010

UN NUEVO FUTURO PARA EUSKADI

LA SITUACIÓN POLÍTICA EN EUSKADI

Vivimos tiempos de turbulencias. Momentos de inseguridad e incertidumbre ante la crisis económica y social actual. Una crisis que ha surgido no sólo por los excesos cometidos en el pasado sino también por un cierto deficit ético y de valores en el que se estaba instalando la sociedad contemporánea. En Euskadi no hemos sido ajenos a esta realidad. La crisis económica que estamos padeciendo se completa en Euskadi con otras dos cuestiones que definen la particular realidad social y política que vivimos:La primera es la estrategia de persistencia del terrorismo de ETA. ETA sigue sin atender el clamor de la amplia mayoría de la sociedad vasca para que abandone definitivamente el terrorismo. El último asesinato de un gendarme francés evidencia, una vez más, que el terrorismo sólo conduce a la destrucción, el dolor y la muerte. La sociedad vasca exige la desaparición de ETA y exige a la autodenominada izquierda abertzale un rechazo claro y rotundo de la violencia de ETA. El futuro de cualquier proceso de construcción nacional debe pasar indefectiblemente por su solidez democrática. La segunda es el acuerdo de hierro entre el Partido Socialista y el Partido Popular. Un acuerdo que comparte y sustenta una estrategia de Estado cuyo fin es convertir a Euskadi en una autonomía más. Persiguen “normalizarnos”, mediante la reducción del “hecho diferencial vasco” a una “cuestión testimonial”, debilitando así las propias instituciones vascas. Esta visión restrictiva de la realidad vasca y del Pueblo Vasco está impidiendo la integración y el fortalecimiento de la pluralidad social y política de nuestro País y también su desarrollo futuro cómo un País con personalidad propia. Ambas estrategias resultan ruinosas para nuestro Pueblo, tanto desde el punto de vista ético como democrático. Frente a ellas, EAJ-PNV siempre optará por los ejes que han guiado nuestro quehacer histórico: el humanismo ético y los valores democráticos, el autogobierno basado en la permanente institucionalización y la construcción dinámica, progresiva e integral de la nación vasca así como en el reconocimiento y ejercicio de su derecho a decidir por sí misma. Este diagnóstico de la realidad política se complementa, a su vez, con dos aspectos de enorme relevancia: El primero es la manifiesta ineficacia en la gestión y la incapacidad para afrontar la crisis económica del actual Gobierno Vasco. Un Gobierno sin rumbo ni liderazgo. Un Gobierno débil que genera desconfianza e incertidumbre, que no aporta luz sino desasosiego y desesperanza a la sociedad vasca. El proyecto del actual Gobierno Vasco es un proyecto edificado para hacer frente al nacionalismo y no para construir el País ni gestionar con solvencia las políticas públicas. Y el segundo es el cansancio y la desilusión de la la sociedad ante comportamientos y actitudes políticas que sólo generan enfrentamiento, que no aportan soluciones, que extreman la división y debilitan las oportunidades de futuro de nuestro País. Ante esta situación, los vascos no vamos a renunciar a construir un futuro mejor; vamos a empeñarnos en que la ciudadanía vasca no opte por quedarse en casa, por quedarse parada. Vamos a mirar adelante, trabajar con seriedad para afrontar los retos de nuestro País. Euskadi necesita hoy construir su futuro desde una nueva visión positiva, moderna, abierta e integradora. Euskadi necesita construir su futuro con principios y estrategias de país solidas, liderazgos de equipo avanzados y con un extraordinario conocimiento de las condiciones sociales y políticas en las que se desarrolla el mundo avanzado y global.

EL LEHENDAKARI AGIRRE. UN EJEMPLO PARA NUESTRO FUTURO

José Antonio Agirre se ha convertido, por méritos propios, en un valioso modelo para varias generaciones. Estadista, humanista, abierto al mundo, abertzale, siempre abertzale y demócrata. Agirre es una figura excepcional. Y en la medida que reúne todas estas características, es la referencia, el ejemplo, el modelo insustituible para quienes desde una sensibilidad abertzale y demócrata sentimos y vivimos un compromiso con el devenir de nuestro Pueblo.Si algo fue Agirre, por encima de todo, fue un patriota vasco. Dedicó su vida a la construcción de la Nación Vasca, a la causa de la libertad del Pueblo Vasco. En ese recorrido vital Agirre supo estar siempre donde había que estar. Participó en la lucha política por el autogobierno vasco como Alcalde y como diputado en Cortes. Fue elegido Lehendakari del primer Gobierno Vasco. Luchó al mando de los gudaris en el frente para intentar parar al fascismo. Contribuyó a mantener la llama de la Resistencia Vasca, la legitimidad y la dignidad del Gobierno Vasco y del Pueblo Vasco en el exilio. Agirre luchó por la democracia y esculpió su figura de estadista europeísta, comprometido con personalidades como De Gasperi o Schuman en la génesis de la Unión Europea. Todo eso y más fue Agirre. No es, no lo fue nunca, un mero presidente de una autonomía y lo que representa no cabe en el marco de una autonomía. El Lehendakari Agirre es el gran estadista que ha producido la historia moderna de este Pueblo.José Antonio Agirre constituye hoy, a los 50 años de su muerte, nuestra referencia para construir un nuevo futuro para Euskadi.

UNA INICIATIVA POLÍTICA, ECONÓMICA y SOCIAL PARA CONSTRUIR UN NUEVO FUTURO PARA EUSKADI. ADOS

Euskadi necesita hoy un proyecto capaz de generar ilusión y afrontar los nuevos retos que se avecinan. En la construcción futura de Euskadi no cabe ETA. EAJ-PNV vamos a compartir con el conjunto de la sociedad y con todos los partidos políticos la máxima exigencia ética frente a la violencia de ETA. La apuesta por la paz está por encima de cualquier opción partidaria y de disputa electoral. Nos situamos en primera línea para compartir el trabajo por la paz desde tres ejes: guardar la memoría de las víctimas, desarrollar políticas públicas para fortalecer la cultura de la paz e impulsar el protagonismo de la sociedad para ocupar el espacio social en contra de la violencia. Las-los vascos en el siglo XXI vivimos un mundo distinto: nuestro idioma y nuestra cultura están cada vez más en contacto con otros idiomas y otras culturas; nuestras empresas se van instalando progresivamente en otros países; las-los vascos vivimos cada vez más globalmente e interconectados. Euskadi afronta su futuro en este nuevo escenario global. Este nuevo contexto obliga al Pueblo Vasco a afrontar una serie de retos que permitan que Euskadi siga siendo un país avanzado.

Y EAJ-PNV plantea su nueva iniciativa ADOS para responder a tres retos fundamentales: 1. El reto económico. El reto es que la economía vasca sea aún más competitiva en el ámbito internacional. Una economía vasca competitiva es la base y la garantía para el progreso de nuestro bienestar y para lograr una mayor cohesión social. Nos jugamos nuestro futuro en ello. Por eso, apostamos por incrementar la cualificación y la formación de las personas; queremos fortalecer el entramado empresarial, financiero, científico y tecnológico vasco; apoyamos con decisión los procesos de innovación e internacionalización de nuestro tejido industrial. En la competitividad económica nos jugamos nuestro futuro.

PACTO POR LA COMPETITIVIDAD DE EUSKADI

Que nos garantice seguir siendo un país avanzado y sostenible en el mundo.

2. El reto social. Un Pueblo y un País es mucho más que la mera suma de sus individuos. Euskadi es más que una suma de ciudadanos con derechos individuales. Euskadi es un Pueblo con personalidad propia conformado por siete herrialdes y con voluntad de construir su propio futuro. Euskadi es una comunidad solidaria y dinámica que construye una identidad colectiva que enriquece y fortalece a las personas que aquí vivimos y convivimos. No hay personas, ni países, ni pueblos sin identidad. Afrontamos el reto de que Euskadi siga siendo un Pueblo y un País dinámico, con personalidad propia, solidario y cada vez más cohesionado y más abierto al mundo. En la consolidación y la cohesión de la comunidad vasca nos jugamos nuestro futuro. Fortalecer y poteciar la personalidad de Euskadi es nuestro reto en el nuevo tablero global. Por ello, es absolutamente necesario afrontar el reto de la internacionalización de la cultura vasca y fortalecer la red vasca en el mundo.

3. El reto político. Afrontar los retos del siglo XXI pasa por profundizar en la institucionalización de Euskadi y avanzar decididamente en nuestro autogobierno basado en la cada vez más amplia institucionalización y apoyado en el derecho a decidir. Necesitamos acordar un nuevo marco político que garantice el pleno desarrollo de un sistema institucional propio, genuino y que permita nuestra presencia y voz en el mundo. Afrontamos el reto político de poder dar cauce a las aspiraciones democráticas de este Pueblo, el derecho y la capacidad a decidir su futuro en libertad. Euskadi debe fortalecer el sistema institucional y articular las iniciativas sociales y políticas necesarias para que el Estado acuerde y respete el sistema institucional que emane de la voluntad del Pueblo Vasco. En el avance de nuestro autogobierno y la profundización institucional nos jugamos nuestro futuro.Nuestra respuesta a estos tres grandes desafíos es ADOS, la nueva iniciativa política, económica y social que EAJ-PNV plantea debatir, constrastar y desarrollar de la mano de la sociedad vasca. Porque es a la propia sociedad a la que le corresponde el protagonismo.
ADOS, porque queremos ilusionarnos ante el momento histórico actual. ADOS, para seguir construyendo País y afrontar con garantías los retos a los que se enfrenta Euskadi, nuestra única patria.

Gora Euskadi Askatuta!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada