18 julio 2010

Discurso de Iñigo Urkullu
17/07/2010


Decía el Lehendakari Agirre que "El pueblo no se construye en un día".

Y eso lo sabéis muy bien quienes estáis a pie de calle.

Gestionando. Tomando decisiones todos los días que afectan directamente a los ciudadanos, con nombres y apellidos.

Asumiendo problemas y responsabilidades que, a veces, no son de vuestra competencia.

Soportando la presión de quienes no están dispuestos a asumir que el principal valor a preservar en un sistema democrático es el respeto a los derechos humanos y a las ideas de los demás.

Y además, sujetos al albur de decisiones judiciales que, en ocasiones, son difíciles de entender y que no reflejan, e incluso condicionan, el esfuerzo que tenéis que desarrollar todos los días.

"El pueblo no se construye en un día" es el mensaje del Lehendakari Aguirre que entronca hoy con la realidad de Euskadi.

Porque... ¿ante qué nos encontramos?

Tenemos a un lado a quienes con un "polo", pretenden resolver todos los problemas de Euskadi de la noche a la mañana.

Llevan treinta años en la barrera, desacreditando a quien se afana en el día a día, prometiendo siempre paraísos grandilocuentes, pero siempre para mañana. Nosotros sabemos que el trabajo hay que hacerlo hoy.

Y también mañana, porque mañana construiremos sobre los cimientos de hoy, porque el pueblo no se construye en un día.

Tenemos al otro lado a quienes se han unido para deconstruir. Llegaron al poder con una estrategia calculada y premeditada. Han sido incapaces de presentar un programa de gobierno. Han desatendido los problemas reales de la gente. Han dejado de construir. Eso sí, se han puesto de acuerdo en una cosa, en firmar "I need Spain", "yo necesito España". Así, desde, luego no se construye Euskadi. Con estos "el pueblo no se construye en un día, ni en mil".

Y ante este panorama, ¿cuál es nuestra respuesta?

La tenemos aquí: "Saber hacer" y "ADOS".

Saber hacer es nuestro compromiso con la sociedad vasca.

El compromiso en el día a día, en los Ayuntamientos y Diputaciones.

En el gobierno y en la oposición.

Aquí está el ejemplo.

El ejemplo que hace que se nos reconozca como el partido que defiende los intereses de Euskadi. De todo Euskadi y de todos en Euskadi.

Esto no lo regala nadie. Esto lo concede la gente a quien conoce, a quien valora y a quien ve actuar en el día a día. Todos los días.

Esto lo reconoce la gente al Partido Nacionalista Vasco, al que está comprometido y responde a los problemas y necesidades de la gente, al que defiende los intereses de Euskadi de verdad. Al que demuestra su saber hacer. La gente os reconoce a todas y todos vosotros, al Partido Nacionalista Vasco.

Y nuestra respuesta es ADOS. Nuestro caminar en la senda de Euskadi 2020.

No nos vamos a marear entre dos polos.

Vamos a construir, sin prisas y sin pausas, un nuevo proyecto de país para Euskadi.

Es una necesidad y nos vamos a comprometer en este empeño.

Vivimos una involución centralista, un retorno a las ínfulas imperiales.

No nos van a marear con sus estratagemas y regates en corto. No cumplen el Estatuto, no aceptan el Nuevo Estatuto, cepillan el Estatut y no contentos con ello lo laminan con la jurisprudencia Constitucional.

No aceptan nada, repiten y repiten la indisoluble unidad. Pero a nosotros no nos van a disolver. El pueblo vasco no se disuelve, el pueblo vasco va a crecer y va a avanzar.

Nuestra respuesta es clara, diáfana: "Somos una nación. Nosotros decidimos".

El pueblo vasco está de acuerdo con esta idea porque se ha demostrado que es la idea que hace avanzar y progresar a Euskadi.

Y esta es la idea ADOS, avanzar, progresar y crecer.

Un nuevo acuerdo para la Euskadi del futuro. Esto es ADOS.

Transparencia y limpieza. Son nuestros valores y nuestros principios.

No podemos tolerar desviaciones graves, ni menos graves.

No vamos a permitir comportamientos que no respeten lo que somos; un partido con un limpio ideal al servicio del Pueblo vasco, de todo el Pueblo vasco.

Son nuestros principios y son nuestros fines.

Han dado sentido a nuestra historia centenaria y dan sentido a nuestro futuro.

El Partido Nacionalista Vasco es un partido comprometido con unos principios y valores éticos.

Es el compromiso de todos los que aquí nos hemos reunido. Es el compromiso que da sentido a nuestro trabajo. Es el compromiso que de ninguna de las formas vamos a permitir que se tuerza.

Es nuestro compromiso. Y todos nosotros vamos a ser los primeros en aplicarlo, vigilarlo y exigirlo. Como siempre hemos hecho y como siempre haremos.

Transparencia y limpieza. Resistencia a las tentaciones.

No existen atajos. Trabajo, honradez, principios políticos y éticos y respeto. Todo lo demás, todo lo que sea utilizar otros medios es colocarse fuera de nuestro Partido. No hay cabida en nuestro proyecto sin honestidad y honradez de arriba abajo.

Vivimos tiempos económicos difíciles.

Hemos perdido un año en Euskadi y han perdido dos en España.

El Partido Socialista es incapaz de afrontar esta situación de crisis económica.

Es incapaz de hacerlo en solitario e incapaz de llegar a acuerdos sólidos con nadie.

Avanzan a trancas y barrancas, enfrascados en el día a día. Sin una estrategia, sin un programa. La geometría variable y geográfica es una veleta, que está mirando a ver por dónde sopla el viento.

De programa económico nada. De reformas estructurales planificadas nada. De apoyo a la economía real nada. De competitividad, innovación o internacionalización del tejido productivo nada de nada.

Y en Euskadi menos que nada. El Gobierno López llegó y adoptó una medida: endeudar Euskadi. Ahora los problemas crecen, pero como no pueden endeudarse más, ya no sabe qué hacer.

Aquí están los Diputados Generales y el Presidente de EUDEL. Se reunieron el pasado día 24 de mayo con el Lehendakari López. Realizaron una serie de propuestas concretas y constructivas de actuación ante la crisis.

La respuesta López es que no hay respuesta. Han pasado 55 días y López no responde. Y quiere tratar con el Gobierno español cuestiones que son competencia de otras instituciones sin contar con éstas. Va a ser verdad que tiene un problema de comunicación.

Pero insisto, vivimos tiempos de dificultades económicas. Y las dificultades las tienen las familias, las empresas, personas concretas que están en el paro o que temen por sus empleos, por sus comercios o sus negocios, o por su poder adquisitivo y bienestar.

Y ante estas personas nos presentamos nosotros, y les decimos que hemos planteado una alternativa en el ámbito económico y político. Una alternativa al desgobierno, una alternativa que garantice el crecimiento y el desarrollo.

Esta alternativa está basada en una evidencia, en una evidencia que todo el mundo aprueba en Euskadi: el autogobierno es bienestar y el bienestar es autogobierno.

Hemos acudido al debate del Estado con la mano tendida, con nuestra alternativa, con nuestro paquete de medidas, con nuestras propuestas para un autogobierno pleno. Autogobierno pensando en los vascos y vascas. Autogobierno también que genera crecimiento y empleo estable.

El pasado día 29 de enero presentamos al Lehendakari López un compromiso para el cumplimiento íntegro del Estatuto y la profundización y el avance del autogobierno. No hemos tenido respuesta. Ahora, en este contexto de crisis económica, política e institucional del Estado, y en el contexto del Debate, presentamos, desde un ejercicio de responsabilidad, estas propuestas. Es un ejercicio de responsabilidad y apuesta por este país, Euskadi. No podemos perder el tiempo. Ahora esperamos la respuesta de Rodríguez Zapatero.

Hemos demostrado con hechos nuestra disposición concreta y comprometida.

Y hemos manifestado también nuestra actitud: seria y exigente.

Rodríguez Zapatero es incapaz de llegar a un acuerdo con el PP, a pesar de la tremenda crisis económica que padecemos y a pesar del patriotismo del que tanto alardean.

Es incapaz de llegar a un acuerdo con el bloque de izquierdas, que ya no le cree, que ha visto cómo la lógica de los hechos ha refutado sus utópicas ideas.

Es incapaz de llegar a un acuerdo con el nacionalismo catalán, decepcionado tras el doble cepillado del Estatut.

Y Rodríguez Zapatero se encuentra frente a frente con el Partido Nacionalista Vasco. Un Partido que sabe lo que quiere, un Partido serio y responsable pese a los pesares.

Con nuestro Partido no valen geometrías ni actitudes variables, ni dobles lenguajes en Euskadi y en España.

Con el Partido Nacionalista Vasco sólo vale la defensa seria y responsable de los intereses de Euskadi. Autogobierno pleno, voz en Europa y respeto al reflejo de esta sociedad.

No son condiciones para pactar, son necesidades para avanzar.

La mano del Partido Nacionalista Vasco está tendida para alcanzar el autogobierno pleno, contar con voz en Europa y respetar la voluntad de esta sociedad.

No hace falta que levantemos la voz, porque está meridianamente claro.

Nosotros queremos y podemos. Ellos, si quieren pueden.

Gora Euzko Alderdi Jeltzalea!

Gora Euskadi Askatuta!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada