24 noviembre 2009







Declaración de EAJ-PNV con motivo del 25 de noviembre, Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres.

1. Desde EAJ-PNV manifestamos nuestro absoluto rechazo a toda forma de violencia ejercida contra las mujeres ya que constituye una violación de los derechos humanos y de las libertades fundamentales. Es además una ofensa a la dignidad humana y el mayor ataque a la conformación de las sociedades democráticas.

2. Afirmamos que la violencia contra las mujeres trasciende todos los sectores de nuestra sociedad, independientemente de su clase, raza o grupo étnico, nivel de ingresos, cultura, nivel educacional, edad o religión y que tiene su origen en las situaciones de desigualdad que sufren las mujeres en todos los ámbitos de la vida.

3. Reconocemos la eliminación de la violencia ejercida contra las mujeres como un objetivo prioritario en nuestra sociedad y adoptamos el compromiso político de tomar todas las medidas e iniciativas necesarias a favor de la igualdad de mujeres y hombres como único camino para erradicar la violencia machista.

4. Compartimos de manera especial la preocupación de la comunidad internacional por colectivos de mujeres que se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad ante la violencia machista, como las mujeres pertenecientes a minorías, mujeres refugiadas, indígenas, migrantes, indigentes, recluidas o detenidas, niñas, ancianas, mujeres con discapacidades y las que se encuentran en situación de conflicto armado.

5. Hacemos un llamamiento a la ciudadanía vasca, a todos los hombres y mujeres, para que esta sociedad nuestra adopte una actitud activa ante este tipo de violencia. Para no ejercerla, no permitirla y denunciarla.

6. Pedimos a los hombres, de manera especial, una mayor implicación en sus responsabilidades familiares y una reflexión conjunta sobre los nuevos modelos de masculinidades que permitan unas relaciones entre hombres y mujeres basadas en el respeto y la tolerancia.

7. Nos solidarizamos con todas las mujeres que han sufrido y sufren este tipo de violencia y nos comprometemos ante todas ellas a luchar para erradicarla definitivamente.

8. Por último hacemos nuestro el lazo blanco, como símbolo de lucha contra la violencia hacia las mujeres, y nos unimos al clamor mundial que exige una vida libre de violencia para las mujeres.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada